jueves, 24 de agosto de 2017

La tristeza y las promesas se van a dar la mano.


17/09/15.

Las situaciones suceden sin un orden pautado, algunas veces las aceptamos y otras veces huimos para no enloquecer.
Las noches se suman en recuentos de amistades inolvidables y gratitudes infinitas.
Y lo tengo que decir, tú no tienes fondo.
Fueron días inolvidables, como todos los que pasas entre la gente que admiras... sólo tienes que avisar y vendremos a buscar planes mirando al cielo y seguir soñando hasta alcanzar la playa.
Y aunque era marzo, hay gente capaz de convertir cualquier mes en octubre, no pierdas el tiempo pensando en quién es...
Y hasta aquí llegamos hoy, que sea cierto el jamás.
Ahora relájate... la tristeza y las promesas se van a dar la mano.
En fin, SIEMPRE ES POSIBLE CONOCERSE MÁS POR DENTRO.

jueves, 10 de agosto de 2017

Todos necesitamos aceptar la derrota.



Hubiese querido despedirme de ti, abrazarte por última vez y desearte lo mejor para la vida. Verte reír, ver tus manos, escucharme y grabarme eternamente tu voz que siempre me encariño.
Perdóname, perdóname por no estar ahora contigo, por no escucharte, por irme lejos a vivir. Sé que es tarde, es tarde para escribirte y decirte lo mucho que me importas, y sé que esto que digo se está perdiendo en un vacío que tus ojos no verán. No quería perderte, no así. Aunque no lo creas, este lugar en mi pecho te pertenecerá por siempre.
Intento remediar mi daño aunque sé que nunca se podrá, esta última vez te llevé flores donde estarás por siempre. Platique con tu papá y dijo que está orgulloso de mi y que está seguro tú, nuestra Andy siempre lo estarás.
Tal vez hago esto para no guardar las cosas que día a día me oprimen al punto de tener vómito verbal sin pretender llamar la atención, como un día me enseñaste, aunque las personas no lo vean y aunque no lo valoren. Tú sabes que intentas hacer las cosas bien.
Porque, resignarse sin más, son así los ciclos de soledad.
Te voy a querer por siempre, Andrea Fernández de la Garza.

miércoles, 19 de julio de 2017

Dos décadas y un lustro.


Andrea Fernández.
Estoy a pocos días de cumplir la edad de la que siempre hablábamos, la edad en la que soñábamos hacer mil cosas, viajar, ir, venir, comprar, conocer, casarnos,"la edad perfecta". Que cuando me casara iba a bailar Harvest Moon y lloraría porque es la canción más bonita del mundo, el día que siempre esperabas que llegara, verme vestida de blanco. Nada de eso ha pasado aún, porque no estás aquí.
Hace 2 meses se cumplió una década de que dejaste el planeta tierra y fuiste en búsqueda de algo que sólo tú entendiste.
A veces te extraño tanto que no lo soporto y siento que voy a explotar, así como hoy (Tal vez por eso tengo vómito verbal). Quisiera ponerme a llorar en la oscuridad como me enseñaste y pensar que todo es pasajero, que vas a regresar como cuando ibas de vacaciones.
En 2 días voy a verte, y te platicaré todo lo que he hecho, las cosas que le logrado, los lugares que he conocido, las personas. Las victorias y derrotas, el tocar fondo fue tan difícil pero lo logré, como siempre.
Gracias por ser mi primer amiga aún cuando a ésa edad, yo no tenía idea de qué era un amigo. Ojalá tu mamá ya no esté enojada porque nos comimos las rosas de su jardín. Te voy a querer por el resto de mi vida.
DEP.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Querida Andy.

Sabes? Mi mundo se cae a pedazos. Un día como hoy te fuiste, por qué no dijiste adiós? A donde se manda una carta cuando estás ya en otra vida? Hoy es un día más para el resto de las personas, para que puedan jugar a las cartas. Pero para mi? Es un día en el que mi respiración se corta. A veces siento como si fuera a explotar en mil pedazitos y ya no estás tú para recogerlos y armarlos nuevamente. Ya no estás para decir las palabras mas raras de superación personal que cualquiera pudiera decir. Extraño la risa que me hacía reír cada que el mundo se caía frente a mi. Un día más que te fuiste, pero sé que estás mejor allá que acá. Espérame un tiempo, que prometo alcanzarte. Los detalles, las pequeñas cosas, lo que parecía no importar. Son los que más invaden mi mente. Pero comprendí que tu tiempo llegó muy pronto. Te recordaré por siempre mi querida Andy, que tú no te has ido.
Así me siento hoy.

jueves, 26 de abril de 2012

¿Nos ahogamos juntos?



Enterraré todo.
Tus recuerdos, el anillo que me diste, los ojos con los que me mirabas, tus manos, tu perfume y el sabor del helado en una tarde de diciembre.
Pondré los recuerdos más borrosos en una repisa porque seguro son los más interesantes que tengo de ti y de mí.
Pondré tu nombre en un papel, lo leeré todas las noches antes de dormir invocando algo que ya no es, que nunca fue.
Construimos cosas que jamás podremos tirar por más que queremos y aunque nos hablemos sabremos que nunca será igual.
Me gustaba tu forma de ser, así eras.
Me duele, me duele en el alma saber que no podré mirar tus ojos otra vez, que no podré sentir tus labios y que quizá no seas la primera persona en besar a una persona jamás besada por tus labios resecos que pedían a gritos besos sin censura, puros.
Después de hacer todo esto, me quitaré los zapatos, caminaré por la arena pensando y entraré al mar; ahí conoceré a los que pudieron ser, pero nunca fueron; los que parecen ser y no son; lo que soy y lo que no fui.
20 pasos, 20 lágrimas, 20 abrazos no dados, 20 miedos no superados, 2 corazones unidos y 0 promesas cumplidas.
Fuiste mi súper estrella.

martes, 31 de enero de 2012

Primero eres musa y mañana eres historia.

Hoy siento como si las cosas no fueran bien, no me siento tan fuerte. A veces la ausencia no se lleva bien con la soledad. Y con esto aprendí muy vagamente a aceptar más la realidad y esperar menos de las personas. Que no te extrañe no significa que seamos extraños, por qué no te pierdes en otros brazos como yo me perdí en alcohol? Quisiera cerrar los ojos y que todo fuera diferente, pero cuando los abro están las mismas cosas. Las mismas cosas que me hacen recordarte, la ropa que visto, los lugares que visito y siempre insisto que TODO me hace verte aquí. Ayer cuando caminaba creí que te vi, y cuando noté que no eras supe que aunque pueda no quiero vivir sin ti. Entender la diferencia entre amantes de un instante o de una vida. Que un día que despiertes y me empieces a extrañar acuérdate que yo no fui quien se alejo, tú me dejaste ir. Cada vez que intento dormir le pido a Dios, a los pinches apóstoles y demás personas de la historia que si es bueno para ti y si es bueno para mi, que por favor el tiempo nos una en un futuro y si no que nuestros caminos sean para bien. Puedo abrazarte y decirte que no te quiero perder? Y afirmar que haré lo que tenga que hacer. Vamos a echar a volar los sueños que tenemos aún juntos como las mariposas vuelan, vamos a crear momentos que sólo sean tuyos y míos que nos unan para siempre. Dime que vas a quedarte en este cuento y vámos a terminar la historia con un "Vivieron felices para siempre" Por favor, no vayas a partir. Y si un sueño puede cambiar el mundo nada es imposible. Te pido que recuerdes cómo solían ser las cosas, acaso no viviste la parte bonita de nuestra historia? Cuando un segundo lo convertiste en un amor eterno, cuando hacías que sacara mi lado mas tierno. No puedo negarte que en verdad te aprecio y si el quererte no es la razón de existir entonces qué es vivir si tú no estas aquí? Contigo pasaba los mejores momentos, eres tan especial que me enseñabas cosas en una sola, déjame quererte siempre y llevarte hasta la luna, vamos a continuar la historia. Sé que hay muchas historias aunque ninguna como esta, pues mi vida tiene sentido por que tú formas parte de ella. Ven pronto que no me gusta el helado si no lo comparto contigo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Verte dormir.



Tomo la pluma y empiezo cada carta, diciendote un hola mientras empiezo otra. Termino por llenar una bolsa de papeles, destinada a ti con el mismo remitente. Pasan las horas la hoja sigue en blanco, teniendote de frente es todo lo contrario, pero esque tengo miedo de que falte algún punto, quiero hacerlo bien no como el resto del mundo.
Quiero que te enteres que un perdón no pretendo y que no perdones seguro que lo entiendo, quiero que te enteres que el error que cometí lo hice por mi, por amor ami.
Por que sé que tú por amores no te paras, lindos como tú acaparan las miradas. Yo me retiré no por qué no me importaras, si no por qué todo lo que hacias me mataba.
Y me dejaste con el corazón en pedazitos chiquititos chiquititos que si miras con un microscopio no los puedes ver, no eres mi hombre y aún así en adiós llegará al amanecer. Por qué tú como yo pides libertad a gritos, nunca lo entendí por que no era así, yo solo quería que tu fueras para mi y por consecuencia ser lo mismo para ti.
Pero todo por servicio acaba dijo mi abuelita, pero nunca dijo lo cabrón que se sentía, que llorabas acído que quema mejillas y un sabor a sal que perdura todo el día.
Y esos besos con esa boca, quedan atrapados como aquella primer cita, yo solo quería mirarte dormir, quería imaginar que pensabas en mi.
Pero todo acabó y te miras tan bien que si vuelves conmigo no sé que hacer por que nunca supe lo que te necesitaba y tú nunca entendiste todo lo que te anhelaba.
Pero por verte dormir, yo no me quiero morir, por tenerte junto a mi.
Mientras tanto mi mundo se cerraba, volvía lo que no quería que me regresara.
Mi oxígeno perdía si de ti yo no sabía, por que ni una llamada tuya yo me merecía.
Había jurado que de amor no sufriría por que este pendejo corazón es tan idiota, que sigue esperando que le llegue el adecuado, y al final del día siempre se queda en la nada.
Yo estoy gozando de un coraje momentaneo, pero estoy acostumbrada por tanto que he pasado, de todo siempre salgo, aunque no siempe ilesa, tengo orificios de cañón por cada beso. En cada parte de mi cuerpo quedo con tu boca, mientras te esperaba más te me alejabas de que te adoraba tú no lo recordabas, siempre las mejores excusas encontrabas.
Yo no soy Dios ni pretendo dar el kilo, para merecerte para enamorarte ya para que extrañarte cuando es perdida de tiempo, no creo que llorando puedo regresar el sueño. De verte dormido, un espejo reflejado tu cara mi cara dos almas encontradas. No me queda nada, más que en la cabeza de tanto pensarte se acabaron las ideas.
Sobra decirte que te amo todavía y que como yo nadie llegará a tu vida, que tu sonrisita conmigo brillaba que muy en el fondo si me consta que me amabas.
Que cada vez que conmigo te peleabas al pendiente de mi nick en el chat estabas, que cualquier pendeja que te llegue en el futuro la compararás conmigo yo te lo aseguro.
Sin embargo, si entiendes el mensaje, se me quita el coraje, buscamos pegamento y pegamos los pedazos chiquititos chiquititos que si miras con un microscopio.
Y empezamos otra vez y a la carta que te escriba le pondré Pd. Please llamame que no quiero estar ningún puto día sin ti y al final del cuento terminará muy feliz.
Pero por verte dormir, yo no me puedo morir. Por tenerte junto a mi.